Llorar es algo mágico

Cuando era niña me decían: "no llores que te pones muy fea".

Ahora cuando lloro me cuesta mirarme al espejo.

Socialmente hemos asociado el llanto con la debilidad.

Pero hoy le estoy dando un nuevo significado a las lágrimas:

Llorar es un acto mágico.


A veces después de llorar sientes una liberación, un desahogo, como si te hubieras quitado un peso de encima.

Hoy me lo imagino como si tuviera un trozo de hielo dentro (un dolor, una tristeza, o tal vez una acumulación de preocupaciones) y de pronto se transforma en gotas que brotan delos ojos y salen de mi, se funde el hielo, desaparece, y me siento más ligera.


Hoy he llorado, he comprendido algo nuevo, me he vaciado, he seguido viviendo más ligera, sintiéndome más fuerte, y cada día con más amor y respeto hacia mí misma.


Deseo que tu lágrimas sean mágicas también.


Namaste


17 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo